Te están engañando sí, pero es una mentira amparada por la ley y hay varias razones que explican por qué el velocímetro de tu coche no marca la velocidad real.

  • La primera y más importante es porque lo dice la Ley: La norma europea sobre la homologación de coches establece que la velocidad indicada por el velocímetro del coche nunca deberá ser inferior a la velocidad real y que deberá tener un margen de error máximo sobre la velocidad real de 10% + 4 km/h. Por ejemplo, para una velocidad de 80 km/h, el límite de error máximo de nuestro coche sería de 12 km/h y a 100 km/h sería de 14 km/h. Dicho de otro modo, si el velocímetro de nuestro coche indica 114 km/h es que nuestra velocidad real será de entre 100 y 114 km/h, pero nunca inferior a 100 km/h.  
  • La segunda se deriva del propio funcionamiento del velocímetro:  La velocidad a la que circula un coche no se calcula midiendo el tiempo que tarda en llegar desde un punto A hasta un punto B.  El velocímetro de un coche, generalmente, mide la rotación del eje secundario de la caja de cambios o de la rueda del coche y a partir de ahí extrapola una velocidad mediante una fórmula matemática. La mayoría de los fabricantes se inclinan por la medición a partir de una de las ruedas, pero en ocasiones sucede que el diámetro de esta se ve alterada por un exceso o defecto de presión, por los bordillazos… lo que hace que el cálculo de la velocidad termine siendo erróneo.
  • Vamos que el velocímetro de tu coche miente, sí, pero te está haciendo un favor.

    [Fuente: AutoBild.es]

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!