Como muchos sabemos el Bluetooth lleva muchos años en funcionamiento, aun así, todavía son muchos los mitos que sobre esta tecnología.

Según un artículo de EL ESPAÑOL, existen muchos mitos sobre el Bluetooth que son completamente falsos.

Aquí algunos de os dejamos algunos de los mitos más comunes mitos:

  1. Tener el Bluetooth encendido gasta batería.

En sus inicios si es cierto que el Bluetooth gastaba bastante batería, hace mucho que eso ya no sucede. La razón de que este gastase batería era que estaba constantemente buscando dispositivos con los que conectarse.

A día de hoy, esto ha cambiado completamente, gracias a la nueva versión 4.0, Bluetooth es LE (Low energy). Aunque siga buscando dispositivos de forma constante, al igual que antes, permite buscar sin consumir energía. Es decir, esta tecnología solo gasta una mínima cantidad de energía al transmitir datos.

  1. El Bluetooth interfiere con las ondas de conexión Wi-Fi

Tanto el Wi-Fi como el Bluetooth transmiten ondas, estas ondas, por regla general operan en la banda 2,4GHz, por lo tanto sería lógico pensar que dichas ondas interfieren unas con otras. Pero como hemos nombrado anteriormente, gracias a la actualización tecnológica de la nueva versión 4.0 de Bluetooth, las cosas han cambiado bastante. Dado que Bluetooth cuenta con cambio de frecuencia adaptativo.

Esto quiere decir que, en las frecuencias de banda 2,4 GHz, Bluetooth puede detectar que frecuencia queda libre y operar con ella.

  1. Bluetooth tiene un alcance muy corto.

Este mito hace referencia a que el alcance de Bluetooth es tan pequeño que solo funciona a distancias muy cortas. Es cierto que tiene un alcance limitado, pero es mucho mayor de lo que la gente piensa.

En función del tipo de Bluetooth con el que cuente tu dispositivo tendrá un alcance distinto:

  • Bluetooth Class 3: Menos de 10 metros de alcance.
  • Bluetooth Class 2: 10 metros de alcance.
  • Bluetooth Class 1: 100 metros de alcance.

La gran mayoría de los dispositivos que no funcionan conectados a la corriente, utilizan Bluetooth de Clase 2 o 3. Su alcance es muy parecido al de WiFi Direct, esta tecnología se utiliza muchas veces por un supuesto alcance superior al de Bluetooth  que en realidad no existe.

  1. El Bluetooth es seguro mientras no sea visible.

Bluetooth es una tecnología con muchos fallos en su implantación. Entre algunos de sus problemas destacamos la altísima vulnerabilidad de cara a ataques de aquel que quiera conectarse a tu dispositivo.

Muchas personas piensan que, siempre y cuando uno no tenga su sistema de Bluetooth visible, no está expuesto a los hackers, por lo que no pueden acceder a su dispositivo. Este pensamiento es bastante ingenuo, dado que los hackers tienen formas de encontrar tu dispositivo mientras el Bluetooth está encendido, incluso aunque no estés visible.

Algunos de los consejos más recomendables para que Bluetooth sea seguro son; mantenerlo desactivado y tener un pin seguro para cuando lo estés utilizando.

  1. El Bluetooth es perjudicial para la salud.

La gran mayoría de personas piensan que las ondas que emiten los Smartphones son perjudícales para la salud. Es algo en lo que la comunidad científica no termina de ponerse de acuerdo, pero NO está comprobado, al menos de momento.

En el caso de que supusiéramos que las ondas de Bluetooth fuesen perjudiciales, el impacto del Bluetooth sería despreciable y sería en función de la potencia con las que se envían las ondas. En Bluetooth esa potencia rara vez supera 1 mW, algo completamente irrelevante frente a los 1000 o incluso 2000 mW del 4G.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!